Saturday, 9 November 2013

Amor

Lunita mía, te extraño.
No sé si leés este blog... o si escuchás el murmullo en mi corazón. Pero hoy, ahora, en este momento, tengo los brazos pesados sin vos.
Los chicos miran a la luna, una luna hermosa, creciente, blanca brillante, y dicen Lunita, sos la mejor.
Gaspar me pide que le saque una foto y te la mande. ¿Dónde creerá que estás? Ojalá tengas Wi-Fi. Ojalá tengas un cable directo a nuestros corazones, que de a ratos lloran y gritan por vos, te buscan entre las nubes, detrás de las nubes, mariposas en una flor. Te soplamos besos y te gritamos te quiero.
¿Dónde pensaremos que estás cuando te extrañamos, cuando nos duele más tu falta en el fular, en la cama de la familia, en el asiento de atrás, tu capazo entre las sillas de los chicos?
Te queremos, Puchila. Y aunque no tengas 3G o un iPhone, espero que estés calentita en mi corazón.
Te amo, gordita, hermosa mía. Ya lo dije, ¿no?

No comments:

Post a Comment